cigarro

Tabaco y salud oral

El tabaquismo es uno de los hábitos más perjudiciales tanto para la salud oral como para la salud en general, siendo una de las mayores amenazas para la salud pública.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), mata a más de 8 millones de personas al año, de las cuales 7 millones son consumidores directos y en torno a 1,2 millones no fumadores expuestos al humo ajeno. Además, nos recuerda que el consumo de tabaco supone un elevado coste económico en materia sanitaria y de pérdida de capital humano por su gran morbimortalidad.

Alteraciones orales como consecuencia del consumo de tabaco

  • Estética: El tabaco favorece que se produzcan tinciones tanto en dientes como en restauraciones dentarias y prótesis.
  • Halitosis: Mal aliento.
  • Olfato y gusto: Según la Asociación Dental Americana (ADA), la acción del tabaco disminuye la capacidad de distinguir olores y sabores, sobre todo el salado haciendo así que los fumadores abusen más de la sal y, como consecuencia, se produzcan aumentos en la tensión arterial.
  • Cicatrización: puede provocar retrasos en la cicatrización de heridas y mayor dolor en extracciones dentales, también una peor recuperación tras tratamientos como tartrectomías (higiene dental) y curetajes. En cuanto a nivel periférico, en el tratado de tabaquismo publicado por el consejo de dentistas, nos indica que solo un cigarrillo debido a la capacidad de vasoconstricción produce una disminución de la velocidad de riego sanguíneo de hasta un 40%, durante una hora después de su consumo. Esto hace que los pacientes fumadores sean más propensos a padecer infecciones y disminuye la capacidad de reparación de los tejidos, lo que por consecuencia llevará a reducir el éxito en los tratamientos dentales.
  • Enfermedades periodontales: aumenta el riesgo de padecer periodontitis de 2,5 a 6 veces más que en pacientes no fumadores. También provoca, a causa de la vasoconstricción que produce, el enmascaramiento de la enfermedad ya que suprime los síntomas de inflamación gingival. Debido al retraso de la cicatrización, anteriormente comentado, hace que la respuesta al tratamiento periodontal tenga peor pronóstico.
  • Cáncer oral: Unas de las principales causas de padecer cáncer oral es el tabaco. Según un informe de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y el Comité Nacional para la Prevención del tabaquismo (CNPT), de todos los cánceres que se pueden producir en el organismo, aproximadamente del 2 al 4 % se encuentran en la cavidad oral. El consumo de alcohol produce un aumento en la permeabilidad de las membranas de la mucosa oral, por lo que aumenta el efecto cancerígeno de las sustancias del tabaco.
  • Periimplantitis y pérdida de implantes: Fumar es un factor que predispone al fracaso de los implantes. Estudios demuestran que el tabaco interfiere en la osteointegración y en la reabsorción ósea de alrededor de los implantes. También se considera un factor de riesgo para las enfermedades periimplantarias, puesto que el tabaco afecta tanto a la cicatrización como pone en compromiso a las respuestas del sistema sanitario.

Nuestra recomendación
Desde Dental Granado, como profesionales de la salud, abordamos con nuestros pacientes el consumo de tabaco, recomendándoles que cesen este mal hábito por ser muy perjudicial tanto para la salud oral como para la salud general.

Clínica Dental Granado, tu dentista de confianza en Dos Hermanas (Sevilla)

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email