PERIODONCIA

¿Qué es la periodoncia?

La periodoncia es la disciplina de la odontología especializada en el cuidado preventivo, diagnóstico y tratamiento de los problemas que afectan a las encías, también conocidas como enfermedades periodontales. Las más comunes son la gingivitis (inflamación de las encías) y la periodontitis (infección del tejido blando que destruye el soporte óseo, produciendo la pérdida de dientes cuando no es tratada a tiempo). Adicionalmente, la periodoncia también se encarga de la periimplantitis (inflamación de los tejidos que rodean a los implantes dentales).

¿Qué tratamientos incluye?

Dado que los trastornos periodontales se producen por acumulación de placa bacteriana, el tratamiento básico de la periodoncia consiste en eliminar los depósitos de sarro formados en los dientes y encías mediante una limpieza profunda, también demanda raspado y alisado radicular que suele requerir de aplicación de anestesia local. Asimismo, el diagnóstico del estado de los tejidos blandos incluye la elaboración de un estudio con la ayuda de radiografías, revisiones y seguimiento.

En pacientes en que la periodontitis se encuentra muy avanzada, el tratamiento puede requerir cirugía periodontal para limpiar zonas de más difícil acceso. Asimismo, cuando la pérdida de masa ósea ya se ha producido, existe la posibilidad de realizar cirugía regenerativa o, en caso de que la recesión de la encía sea muy acentuada, la cirugía mucogingival injerta tejido blando para corregir este defecto.

¿Qué técnicas se utilizan?

Cuando las piezas dentales únicamente requieren una eliminación de placa instalada a nivel superficial, el experto realiza un curetaje, también conocido como raspado y alisado radicular. Esta técnica consiste en raspar el sarro depositado entre los dientes y bajo la línea de las encías mediante el uso de material específico. Esta intervención, aunque puede resultar un tanto molesta y producir temporalmente un aumento de la sensibilidad dental, por lo general no precisa del uso de anestesia.


Si el alcance de la lesión causada por la enfermedad periodontal es mayor, la periodoncia también se encarga de los tratamientos de reconstrucción de los tejidos. Las cirugías con fines regenerativos suelen basarse en el injerto de tejido blando o en el uso de materiales biológicamente activos, extraídos del propio paciente, con el fin de estimular la creación natural de hueso nuevo.


Además de lo anterior, la solución aplicada a enfermedades periodontales en fase avanzada, cuando ya ha tenido lugar la pérdida de una o más piezas dentales, o bien las originales presentan un daño severo y se recomienda su extracción, pasa por la implantación de prótesis sustitutivas de aspecto natural.

Consejos y recomendaciones

Si tenemos en cuenta que la mayoría de enfermedades periodontales desarrolladas a partir de una gingivitis sin tratar suelen adquirir carácter crónico y que hay personas más propensas que otras a padecer las consecuencias de este tipo de trastornos, es esencial que los pacientes se sometan periódicamente a revisiones después de recibir el primer tratamiento.

Higiene

La acumulación de placa dental es algo constante incluso manteniendo una buena higiene y, por tanto, debe controlarse cada 6 meses para evitar agravamientos. En pacientes que se han sometido a implantes, además de mantener una limpieza correcta, combinando el cepillado con el uso de colutorios y seda dental después de cada comida, es también fundamental que se realicen un seguimiento para cerciorarse del buen estado de las prótesis y descartar la acumulación de agentes patógenos.

Tras la intervención

Con carácter general, tras un tratamiento de encías el paciente debe:

ü Evitar la ingesta de alimentos y bebidas calientes en las primeras 48 horas.
ü No fumar ni realizar esfuerzo físico intenso.
ü Prescindir temporalmente del consumo de vegetales, frutos secos, pan y cualquier otro alimento que al desmenuzarse pueda colarse en la herida y producir una infección.
ü No tocarse la herida.
ü Lavarse los dientes con suavidad, utilizando un cepillo de cerdas blandas.
ü No escupir ni enjuagarse en los primeros días para facilitar la cicatrización.
ü Tomar exclusivamente los antibióticos y analgésicos en las cantidades prescritas por el especialista.

Cita